Los carburantes, la electricidad y el proceso de desescalada dan un respiro a unos precios que continúan en interanuales negativas

Los carburantes, la electricidad y el proceso de desescalada dan un respiro a unos precios que continúan en interanuales negativas

En la mañana de hoy hemos conocido el indicador adelantado del Índice de Precios de Consumo, elaborado por el INE. El dato publicado viene a suponer un incremento mensual de los precios con respecto al valor de mayo. En esta ocasión, la evolución del indicador general de precios muestra un aumento mensual del 0,5%, 4 décimas superior al 0,1% obtenido el mes pasado pero, a su vez, 6 décimas por encima del descenso del 0,1% registrado en junio del pasado año. De esta forma, encadenamos cuatro meses consecutivos con incrementos mensuales de precios, lo que da cierta esperanza a una pronta recuperación de la economía.

29/06/2020 |

Imagen noticia

De confirmarse estos datos, cuando conozcamos los valores definitivos a mediados del próximo mes de julio, la tasa interanual de inflación se elevaría hasta el -0,3%, 6 décimas por encima de la tasa obtenida durante el mes pasado (-0,9%) consecuencia, fundamentalmente del incremento en los precios de los carburantes y la electricidad, así como del avance del proceso de desescalada y de reapertura de la actividad económica.

Junio, es un mes tradicionalmente dado a ciertos incrementos de precios dada la cercanía de un nuevo periodo de vacaciones y previo al inicio del periodo de rebajas. De esta forma, desde que se iniciara el periodo de recuperación económica tras la crisis de 2007-2008, se han venido registrando incrementos de precios con la única excepción de lo acontecido el año pasado. Con el incremento del 0,5% de este junio, no solo retomamos la senda alcista sino que lo hacemos igualando el mayor incremento de los últimos diez años.

Por el contrario, en términos interanuales, de confirmarse este -0,3% cuando conozcamos los datos reales del mes en un par de semanas, la tasa de inflación se elevaría, con respecto al valor alcanzado los dos últimos meses aunque nos mantendríamos en  las cifras negativas que comenzamos a registrar con la entrada en vigor del Estado de Alarma.

Desde UGT Andalucía queremos ser muy prudentes a la hora de valorar los datos adelantados publicados hoy por el INE. Para nuestro Sindicato son valores comprometidos. Por un lado no entenderíamos ningún tipo de incremento injustificado de precios que conllevara una reducción del poder adquisitivo de los trabajadores y, por tanto, nuevas dificultades para las ya de por sí muy dañadas economías domésticas. Pero a su vez, entendemos y compartimos el enorme temor que los economistas tienen ante la aparición del fantasma de la deflación.

La deflación es un fenómeno poco deseado, que suele venir acompañado de descensos de beneficios empresariales, reducciones de salarios, despidos e incrementos de la deuda y, por tanto, poco deseable para el buen funcionamiento de cualquier economía. Por lo tanto, abogamos por un proceso de recuperación económica tras el Covid-19 que, primando el mantenimiento de los puestos de trabajo y la generación de empleo de calidad, camine en paralelo de un equilibrado proceso de control inflacionista.