FICA PRESENTA RESOLUCIÓN AL I COMITE , LA CEMENTERA “COSMOS”.

FICA PRESENTA RESOLUCIÓN AL I COMITE , LA CEMENTERA "COSMOS".

El I Comité Provincial Ordinario de UGT, ha aprobado por aclamación una resolución de urgencia, en apoyo y defensa de la industria, el empleo y el futuro de la Cementera Cosmos de Niebla y de sus trabajadores/as.

19/06/2017 |

Imagen noticia

 

La valorización de residuos es una actividad avalada por la Unión Europea, el Estado español y las distintas Comunidades Autónomas (incluida Andalucía), situándola dentro de la "jerarquía de gestión de residuos" por detrás del reciclado, y siempre por delante de la eliminación de los mismos en vertedero.

 

La recuperación o valorización energética en las cementeras consiste en sustituir una parte de los combustibles fósiles empleados tradicionalmente por el sector (productos petrolíferos fundamentalmente), por combustibles obtenidos a partir de residuos. Es una operación con todas las garantías para el medio ambiente y la salud, que cuenta con más de 40 años de experiencia en los países más avanzados de Europa en cuanto a protección ambiental.

Desde el punto de vista técnico, una instalación cementera que usa combustibles alternativos no es una incineradora.

El documento de referencia sobre "Mejores Técnicas Disponibles en la Industria de fabricación de cemento, cal, y óxido de magnesio", publicado por la Comisión Europea para orientar a la Administración en el contenido de Autorizaciones Ambientales Integradas, respalda el uso de residuos, como combustibles alternativos, en la industria del cemento. Este documento cita que las características especiales de los hornos de cemento les permiten reciclar y valorizar residuos, sin generar un riesgo para el medio ambiente o la salud de las personas, ni un detrimento en la calidad del cemento.

El impacto que tendrá la combustión de residuos en una cementera, no se pueden equiparar a los de una incineradora, pues las emisiones de una cementera son diferentes de las de una incineradora, y no van a verse afectadas negativamente por el uso de residuos. Las cementeras trabajan a temperaturas mucho mayores (entre 1.000 y 2.000ºC), para que el material alcance la temperatura de clinkerización (1.450ºC). Los gases pasan más tiempo a altas temperaturas, con lo que la destrucción de los compuestos orgánicos del combustible es total y completa, incluso para los más persistentes. Esto se ha demostrado en investigaciones llevadas a cabo en el Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas y recogidas por el Instituto Noruego de Investigación SINTEF, con miles de mediciones.

La naturaleza de las emisiones de partículas del horno de cemento, proceden de la materia prima entrante en el horno (caliza y otros minerales), que al entrar en los ciclones superiores de la torre son arrastradas por los gases de salida del horno. Estas partículas no son en ningún caso cenizas volantes del combustible, puesto que las cenizas no pueden atravesar los ciclones por los que está cayendo el mineral, y quedan solidificadas en el clínker. Otro tipos de emisiones, como orgánicos y metales no aumentan por el uso de residuos en la cementera, como así lo demuestran los estudios científicos del CSIC, CIEMAT, y varias Universidades.

La Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación que traspone la Directiva 1996/61/CE, sobre prevención y control integrados de la contaminación, establece que: en las autorizaciones ambientales integradas, específicas para cada fábrica de cemento, y que emanan de esta legislación, se incluyan las autorizaciones relativas a la valorización de residuos. Es importante recordar que todas las fábricas de cemento que operan en nuestro país disponen de la preceptiva autorización ambiental integrada.

Diferentes Comunidades Autónomas, de distintos signos políticos, han incluido la valorización en cementera, en sus planes de gestión de los residuos. De las 35 fábricas integrales de cemento operando en España, 32 disponen de autorización para emplear algún tipo de combustible alternativo, como biomasa vegetal, lodos secos de depuradora, neumáticos fuera de uso, fracciones no reciclables obtenidas de los RSU, residuos industriales, etc. la última y recientemente ha sido la de Córdoba.

 

En general, tanto la Administración General del Estado como las CC.AA. reconocen el uso de residuos procedentes de biomasa y combustibles alternativos como una herramienta segura y necesaria de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del sector.

 

Con numerosos estudios (que no vienen ahora al caso detallar) que demuestran que el uso de combustibles alternativos en hornos de cemento no afecta negativamente a las emisiones y por lo tanto no implica riesgos para la salud o el medio ambiente, ésta actividad se ha impulsado en colaboración estrecha con los trabajadores del sector, materializada en el "Acuerdo para la Valorización Energética en la Industria Española del Cemento". Este Acuerdo, firmado en el año 2004 entre la patronal cementera, OFICEMEN y los dos sindicatos mayoritarios del sector, MCA-UGT y FECOMA-CCOO, tiene como objetivo avanzar de manera conjunta en el desarrollo sostenible en el sector cementero español.

 

Para mayor abundamiento de la legitimidad de esta actividad,  varios tribunales han ratificado el uso lícito y seguro de combustibles alternativos en fábricas de cemento. Como ejemplo, la sentencia sobre la fábrica de Buñol en 2010, en la que tras el recurso presentado por algunos colectivos la justicia ha determinado que "…se trata de meras alegaciones genéricas…carentes de toda fundamentación jurídica y basadas en circunstancias fácticas…que no vienen sustentadas por ninguna prueba técnica que las corrobore". Esta sentencia se suma a las del 2009 (TSJ Castilla La Mancha y TSJ de Cantabria) y otra reciente de 2011 (TSJ CV).

 

Con este marco sectorial sobre la valorización de residuos, la cementera COSMOS, instalada en el municipio de Niebla, inició en su día, la tramitación de la documentación pertinente para que, al igual que el resto de las cementeras españolas y europeas, pudiera valorizar los residuos para reducir sus costes energéticos y así mantener su competitividad en el mercado internacional en donde se realiza la venta de su producción prácticamente en su totalidad.

Este proceso ha tenido diferentes altibajos (reuniones, negociaciones, movilizaciones, manifestaciones y un ERTE.) y a  día de hoy,  como consecuencia de una política populista y electoralista, y a pesar de haberse aprobado por unanimidad de todos los grupos en el consistorio, un PGOU, que permite mejorar las técnicas de fabricación en el ámbito medioambiental, este proceso se encuentra empantanado en el Ayuntamiento de Niebla con un no de "facto", alegándose pobres excusas urbanísticas faltas de rigor y alejadas del interés general de nuestra provincia.

 

En consecuencia, teniendo en cuenta todo lo anterior, y ante el riesgo cierto de la pérdida de cientos de empleos directos, indirectos e inducidos, el 1º Comité de UGT-Huelva RESUELVE:

  1. Apoyar todas las reivindicaciones que vienen planteando los trabajadores y trabajadoras de la empresa COSMOS, S.A., en defensa de sus puestos de trabajo, así como, respaldar las movilizaciones que sean necesarias adoptar para el mantenimiento y continuidad de la actividad productiva.

  2. Exigir responsabilidad social a todos los grupos políticos presentes en el Ayuntamiento de Niebla, y que dejen a un lado el indigno tacticismo electoral, que está poniendo en peligro el futuro de cientos de trabajadores y trabajadoras y el de sus familias.

  3. Exigir al Ayuntamiento de Niebla y en su nombre a la Alcaldesa, que tramite sin más dilaciones el PGOU aprobado por unanimidad por todos los concejales del Consistorio Iliplense, lo que permitiría desbloquear la situación y  dar definitivamente, seguridad jurídica a la inversión medioambiental que necesita la fábrica para su valoración energética y poder seguir siendo competitiva y continuar con la actividad y el empleo que genera.

  4. Instar a la empresa a esforzarse en el diálogo con la Administración local para encontrar nuevas vías de encuentro y en el caso de que no prospere el diálogo y las negociaciones con el Consistorio,  utilice todos los recursos que tiene a su disposición para la defensa de la actividad industrial, solicitando llegado el caso, la suspensión cautelar de cualquier decisión en contrario, que pudiera adoptar el Ayuntamiento de Niebla.

  5. Instar también a la Diputación Provincial y a la Consejería de Medio Ambiente, para que se impliquen directamente y promuevan una mediación entre las partes, que posibilite encontrar el punto de encuentro, que garantice la permanencia de todos los puestos de trabajo.