UGT FICA JAEN ACUERDA CON LA PATRONAL LA VUELTA DE LA ACTIVIDAD NORMAL EN LA CONSTRUCCIÓN

UGT FICA JAEN ACUERDA CON LA PATRONAL LA VUELTA DE LA ACTIVIDAD NORMAL EN LA CONSTRUCCIÓN

Los cerca de 12.000 trabajadores del sector de la construcción en la provincia de Jaén volverán el próximo 25 de mayo a su jornada laboral de 8 horas y podrán recuperar las horas adeudadas por el permiso retribuido recuperable.

20/05/2020 |

Imagen noticia

La federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT Jaén ha acordado esta mañana con la patronal de construcción, la reanudación de la actividad normal del sector, tras las medidas excepcionales tomadas con el calendario con motivo del Estado de Alarma.

A parti del próximo 25 de mayo y coincidiendo previsiblemente con la segunda fase 2 de la desescalada los trabajadores de la construcción retomarán el calendario laboral de 2020 con la jornada laboral de 8 horas en jornada partida, y más adelante el día 1 de Julio la jornada intensiva que tiene por objeto la Prevención de Riesgos Laborales y por tanto no trabajar en las horas de más calor del día y evitar los tan peligrosos golpes de calor.

Además, se establece un periodo para recuperar las horas devengadas del Permiso Retribuido Recuperable decretado por el Gobierno como medidas de prevención contra el Covid19, que considero a la construcción una actividad económica no esencial. Los trabajadores deberán recuperar dichas horas dejadas de trabajar por estos permisos a partir del 1 de septiembre y hasta el 31 de diciembre, pudiéndose también recuperar en los días de ajuste de calendario y festivos locales si hay acuerdo entre empresa y trabajadores.

UGT FICA JAEN ha valorado que este acuerdo responde a la demanda tanto de trabajadores como de empresas, que nos piden volver a la actividad para iniciar la recuperación del sector. Domingo Ocaña Secretario General de la federación provincial "cree que es lo mejor para el sector, siempre y cuando se cumpla estrictamente con las medidas de prevención contra el Covid19" por lo que exige a las empresas la dotación de los equipos de protección y otras medidas para garantizar su seguridad.

"La situación parece que se va normalizando. Hay mayor movilidad en el transporte, por lo que pueden ir en el coche más personas; los comercios y restaurantes están parciamente abiertos, lo que les permite su almuerzo y tiempo de descanso… etc. Y sobre todo, porque nuestra economía lo necesita", argumenta Domingo Ocaña.